Aprendizaje del Canto, Pedagogía del Canto, tecnica del canto

Las clases de canto por internet

Desde hace ya varios años, con el auge de los vídeos en internet, estamos siendo testigos de una proliferación de profesores de canto que se presentan en sus propios canales de streaming dando clases  y consejos para estudiantes nóveles.

screenshotclasesvideos

Nada más alejado de la realidad de lo que debería ser aprender a cantar (o aprender a tocar cualquier instrumento).  Lamentablemente sería muy fácil y cómodo poder dar clases en casa, simplemente con unas guías “en la televisión”.  Pero eso está muy lejos de la realidad. Para conseguir el éxito, claro está.

La clase de canto, impartida con buena pedagogía es presencial.  Es absolutamente necesario que el profesor o profesora observe de muy cerca los ejercicios que da a su alumno/a y que controle que fisiológicamente esté haciendo bien las cosas.  No hay nada que pueda reemplazar la clase presencial.  Sólamente se podría dar clases a través de este medio, pero no viendo vídeos sino en conexión con el profesor a través de algún programa de chat con imagen y sonido (Skype, etc).  Y aún mejor, si el alumno ya había tomado clases anteriormente con dicho profesor: se realizaría un trabajo de perfeccionamiento o de coach de repertorio, etc, pero nunca con alumnos principiantes que deben empezar a incorporar la base de la técnica.

Cuando se trabaja en clase la respiración por ejemplo, el alumno debe recostarse sobre una alfombrilla (es uno de los ejercicios típicos y básicos por donde casi todo el mundo comienza) y el profesor de forma muy cercana debe guiar la forma de respirar del alumno y pasarle la buena técnica.  Esto sería muy difícil de hacer con una persona con la que no hay una relación de confianza, o próxima  con la que se pueda estar tranquilo/a.  O con quien uno se sienta incómodo.

Por ello el tema “relación profesor/a –  alumno/a” debe ser absolutamente de empatía, de confianza, de respeto, además para permitir al profesor a que haga remarcas pertinentes cuando el alumno no está cantando de forma correcta y debe corregir.

No es recomendable esperar a un profesor/a que diga que todo está bien.  Por supuesto es muy importante el refuerzo positivo, pero es un error ir a dar clases de canto y esperar que le digan a uno que todo lo que canta es hermoso y está bien.  Para qué va uno entonces? Nunca se conseguirá avanzar de esta forma, ni corregir y mejorar el oído, ni conseguir hacer música.

Aprendizaje del Canto, Pedagogía del Canto, tecnica del canto

Los resonadores en el canto

¿Dónde resuena la voz?

La creencia popular dice que la voz resuena en la garganta, lo cual es como decir que un violín resuena sobre sus cuerdas.  A pesar de ello todos sabemos que un violín resuena por su caja, su madera, sus detalles de fabricación, su tamaño, puesto que las cuerdas son muy similares.  Lo mismo sucede con la voz; podemos decir que sin la caja de resonancia la voz no podría sonar.

Y cual es esta caja de resonancia?  Pues es nuestro propio cuerpo y especialmente el sistema óseo donde el sonido encuentra su caja de resonancia.  Estos llamados resonadores son múltiples y podríamos decir que todos los huesos del cuerpo entran en vibración por el canto.

Los más importantes son los resonadores faciales, he aquí una lista:

paladar óseo

cávum

región faríngea

senos frontales, senos esfenoidales

cavidades óseas distribuidas detrás de la cara entre la mandíbula superior y la frente.

Resonadores faciales en el canto

Aprendizaje del Canto, Pedagogía del Canto, tecnica del canto

La espiración en el canto

La forma en la cual exhalamos el aire para cantar es tan importante, como la manera misma de respirar. Esta “columna de aire” que hemos de espirar debe salir la manera más controlada posible para poder servir de base al sonido que será la transformación.

Principalmente, una vez que hayamos notado el “ensanchamiento” de nuestra parrilla costal y seamos conscientes de las sensaciones que tenemos con estos movimientos corporales, debemos sentir que nos “sentamos” en el diafragma y comenzamos a soltar el aire de forma muy lenta y evitando sobretodo que el diafragma vuelva a subir violentamente. Siempre dejándolo bajo. Esto se puede practicar emitiendo un soplido muy lento al principio, incluso colocando una vela encendida delante, tratando de que el fuego no se apague.

Una vez hayamos practicado bastante el ejercicio anterior, podremos espirar en varios tiempos con una pequeña pausa. Se hace una respiración y se comienza espirando en tres tramos, luego en cuatro, cinco, seis, etc. Se tendría que poder llegar a 10 tramos.

Esto puede resultar bastante trabajoso al principio, pero muy rápidamente el cuerpo de habitúa a este tipo de respiraión diafragmática y se hace automáticamente.
En el siguiente esquema podremos observar el movimiento del diafragma:

diafragmarespiracioncanto