clases de canto barcelona, Pedagogía del Canto, vocal coach barcelona

Cómo saber si un profesional del canto te lleva por el buen camino..? y no morir en el intento

Desde Vocalissima, creemos sin dudas que para poder disfrutar del canto y de su estudio hay que tomarse su tiempo.

No hay métodos mágicos para aprender a cantar

Si bien se los puede considerar una metodología, son la misma mecánica: trabajo de respiración, apoyo, resonancia.  La diferencia radica en el timbre utilizado en la emisión vocal, que suele ser menos redondo por estar la garganta más tensa.

La otra diferencia es que ostentan atractivos y modernos nombres  en inglés, Estill, VoiceCraft, etc etc… no difieren unos de otros realmente y no son más que una marca registrada para que los “trainers” pagen por su certificado y puedan trabajar con su nombre.

Son los MAC DONALS del canto.  Franquiciados.

Si bien todos intentan brindar información gráfica sobre los procesos en la emisión de la voz, y la fisiología (también se encuentran estos dibujos en cualquier libro antiguo de canto), TODOS ELLOS se basan en la rapidez, e inmediatez de la adquisición de la técnica vocal.

Aprender a cantar lleva tiempo.

 Cuánto?  Para algunas personas, poco, muy poco, normal o mucho.  Todo depende del instrumento, o sea su cuerpo, su resonador.  La forma del cuello, de la cabeza, el tamaño de nuestro pecho, nuestra capacidad respiratoria.  También la tonicidad muscular y por qué no el tono de nuestra mandíbula y nuestros vicios al hablar.

Además otra parte que yo considero “engañosa” (sin querer decir que los profes de canto deseen engañar a sus potenciales alumnos, hay buena voluntad en principio), es la promesa de hacer cantar en vivo en un tiempo records a sus alumnos.

De manera solista, con karaoke, acompañamiento, en grupo, etc etc.

Está claro que la experiencia en vivo es motivadora, pero en algunos casos puede ser contraproducente.  Lleva años dominar el miedo escénico, imaginaos un estudiante que recién comienza.  Si resulta un fracaso, psicológicamente es muy nocivo para el alumno.  Puede ser un fracaso estrepitoso en su proceso de estudio y aprendizaje.

Por otro lado resulta una publicidad excelente para el profesor exponer a sus alumnos ante sus amigos, familiares y conocidos, por eso se ofrece y se hace tanto.

Hemos cambiado el “hacer lo mejor que se puede” por el “hacer lo más rápido que se puede”.

Sinceramente pienso que la clase de canto en un alumno amateur puede ser una experiencia que lo conecte consigo mismo sin necesidad de exhibir tanto sin estar preparado.  Divertirse, sí.  Cantar en grupo y pasársela bien, también.

Las clases de canto han de llevar su tiempo, y el alumno puede encontrar serenamente una forma de emitir sanamente la voz sin esfuerzos ni artificios.

Y eso puede definir a un profesor de canto, si te está guiando bien o no.