Aprendizaje del Canto, Pedagogía del Canto, tecnica del canto

La fatiga vocal

Un tema bastante preocupante para muchos: la fatiga vocal.

En ocasiones cantamos sin calentar suficientemente, abusamos de las  zonas graves de nuestro registro, hablamos alto en ambientes ruidosos, gritamos… cuidado porque sobreviene la fatiga.  Y lo que es peor, pueden aparecer lesiones.

A veces puede suceder que se esfuerza la voz en una determinada situación y alguna de las cuerdas vocales se inflama.  Si no se toman precauciones y se comienza con el descanso inmediatamente, puede que esa lesión se empiece a agravar.  Es muy importante descansar dejando de emitir sonido, cantando o hablando para que el músculo vuelva a su estado normal.

Tampoco es conveniente sobrecargar de trabajo a las cuerdas vocales cuando se está pasando por un proceso vírico tal como una laringitis.  Se puede ocasionar un esbozo nodular o similar en esas ocasiones.  También hay que tener en cuenta que una vez pasado el virus hay que hidratarse generosamente para que la mucosa que pueda haber quedado seca, comience a salir y dejar limpias las cuerdas.

cuerdas

En cuanto a los productos como la miel, el limón, los cítricos en general, si bien no tienen una incidencia directa sobre las cuerdas vocales (éstas están en el canal respiratorio, que no es por donde pasan los sólidos y los líquidos), estos productos debido a sus características desprenden una serie de vapores y ácidos beneficiosos para la creación de mucosa en la zona.

Aquellas personas que hagan un uso profesional del canto, deberían visitar al Otorrinolaringólogo cada cierto tiempo para vigilar el estado de las cuerdas.  Incluso dedicarse a programar reposos vocales