Las ocho beatitudes del cantante

En una entrada anterior he recomendado algunos libros como guía en el estudio del canto que conviene tener a mano para despejar dudas.  Uno de ellos, El Estudio del Canto de Madelaine Mansion, nos deja hacia el final con una lista de “beatitudes” que debe poseer o debe tener la suerte de poseer un cantante… Aquí están:

  • Bienaventurado el cantante que ha sido guiado con sabiduría desde el comienzo de sus estudios
  • Bienaventurados los cantantes que disfrutan de buena salud y de un sueño tranquilo
  • Bienaventurado el que posee suficiente voluntad para dominar sus nervios
  • Bienaventuado aquel cuyo trabjao y cuyo descanso son respetados por los que lo rodean
  • Bienaventurado el cantante que, no habiendo perdido años irreemplazables “buscando la voz” sabe ya conducirla y posee todavía el dinamismo de la juventud.
  • Bienaventurado aquel que libre de toda preocupación material puede entregarse en cuerpo y alma al canto
  • Buenaventurado el cantante que cuenta con un buen acompañante entre sus allegados
  • Bienaventurado aquel que no se deja desalentar por un fracaso o por críticas venenosas.

Libros para el aprendizaje del canto

Si bien es imprescindible la clase presencial, ya sea individual o grupal, hay libros dedicados a la técnica del canto o la enseñanza del canto que son muy recomendables para tener como guía y despejar dudas.